Nichiren Shoshu

Templo Myoshinji

« Previous Next »

Las Tres Clases deTesoros

Rev. Cho’on Shiba
Sacerdote Jefe, Templo Myoshinji
Julio, 2003


Espero que todos ustedes, como creyentes del Jokkeko, estén avanzando en sus actividades y disfrutando de continua buena salud.

Nichiren Daishonin escribió:

Más valioso que los tesoros en un depósito son los tesoros del cuerpo, y los tesoros del corazón son los más valiosos de todos. Desde el momento que usted lea esta carta, luche por acumular los tesoros del corazón. (Gosho, p. 1173; MWND, Vol. 2, p. 279)

Existen tres tipos de tesoros o ‚Äúfortuna‚ÄĚ que posee la gente: los tesoros del dep√≥sito, los tesoros del cuerpo y los tesoros del coraz√≥n.

Poseer casas, terrenos, dinero y otras cosas materiales, ciertamente, se considera una condici√≥n que es necesaria para que podamos llevar vidas felices. √Čstas son formas de los tesoros del dep√≥sito. Uno puede pensar que √©stos son los mejores tesoros de todos; sin embargo, no hay garant√≠a que ellos puedan traer la felicidad. En ocasiones, los bienes materiales pueden causar resentimiento o dificultades entre la gente. Las posesiones pueden promover interminables conflictos entre los miembros de la familia y amigos, o causar presi√≥n mientras tratan de arraigarse a esta fortuna temporal. Cuando leemos informes sobre los cr√≠menes perpetuados por los ricos, nos preguntamos por qu√© ellos no est√°n contentos, a√ļn cuando pareciera que lo tienen todo.

Por consiguiente, el ‚Äútesoro del dep√≥sito‚ÄĚ significa la riqueza material que se utiliza para satisfacer nuestros deseos. No se puede decir que estos sean una forma pura de tesoro o una forma pr√≠stina de fortuna. Adem√°s, esto es s√≥lo una fortuna temporal, √ļtil solamente en el presente. Es m√°s, algunas fortunas transitorias, tales como las que se consiguen al robar, s√≥lo pueden caracterizarse como tesoro impuro.

La segunda forma de tesoro es el del cuerpo. El mantenimiento de la buena salud de todos los miembros de nuestras familias y la adquisici√≥n de capacidades y habilidades esenciales son ejemplos del tesoro del cuerpo. Esta forma de tesoro posee un potencial a√ļn mayor para proveer felicidad y enriquecer la vida que los tesoros del dep√≥sito.

No obstante, este tesoro del cuerpo también posee limitaciones predeterminadas. Nosotros, como humanos, con el tiempo decaemos físicamente. No podemos escapar del envejecimiento final, la enfermedad y la muerte. Cuando estamos en buena condición física, podemos experimentar la felicidad. Cuando experimentamos enfermedades y otras dificultades físicas, sin embargo, encontramos difícil considerar como tesoros a nuestros cuerpos. Como resultado, nosotros, inevitablemente, clasificamos el tesoro del cuerpo como un tesoro temporal. Es más, nuestros cuerpos se caracterizan por varios deseos mundanos, fallas, y el resultado de nuestras calumnias. Consecuentemente, el tesoro del cuerpo sólo puede ser una forma impura de tesoro.

La tercera forma de tesoros, los del coraz√≥n, es la m√°s esencial, y a√ļn as√≠, todos tenemos la tendencia de ignorarla o descuidarla, de vez en cuando.

Cada uno de nosotros, como seres humanos, posee un coraz√≥n espiritual, a√ļn cuando no podemos verlo de manera tangible con nuestros ojos. Para que este coraz√≥n se convierta en el ‚Äútesoro del coraz√≥n‚ÄĚ, es absolutamente esencial que busquemos el supremo Gojonzon en todo el universo, cultivemos extensamente la belleza y la fuerza en nuestros corazones y fomentemos la sabidur√≠a de Buda y los beneficios en todo nuestro ser.

El intelecto humano, el car√°cter, la generosidad y la misericordia son, todas, promovidas por el brillo en nuestros corazones con base en la fe correcta. Asimismo, el tesoro del coraz√≥n basado en la fe correcta es una forma de beneficio que est√° profundamente grabado en nuestras vidas individuales durante las tres existencias del pasado, el presente y el futuro. Es un tesoro eternamente indestructible que nunca desaparecer√°, no importa cu√°ntos ciclos de reencarnaci√≥n podamos pasar. √Čste es nuestra forma suprema de beneficio.

Adem√°s, √ļnicamente cuando el tesoro del coraz√≥n se establezca firmemente en nuestras vidas pueden nuestros cuerpos individuales reflejar los verdaderos tesoros del cuerpo. Adicionalmente, s√≥lo cuando las posesiones y las otras formas de tesoros materiales se basen s√≥lidamente en el tesoro del coraz√≥n podr√°n ellos tener su verdadero valor como tesoros del dep√≥sito.

En otras palabras, los que mantienen correctamente la fe verdadera obtendrán gradualmente el tesoro puro del cuerpo y el tesoro puro del depósito, con base en el tesoro puro del corazón.

Como disc√≠pulos de Nichiren Daishonin, todos ustedes comparten el legado com√ļn de los tres m√°rtires de Atsujara. Les pido, sinceramente, que amasen m√°s beneficios y buenas causas, bas√°ndose en su fuerte entendimiento de la fe, como creyentes del Jokkeko que mantienen este honorable legado, y que se esfuercen al m√°ximo por el logro del Kosen-rufu.

« Previous Next »