Nichiren Shoshu

Templo Myoshinji

« Anterior

Saliendo Victoriosos sobre las Funciones Demoniacas y Avanzando para Lograr Nuestros Nuevos Objetivos

Reverendo Sendo Takano, Sacerdote Principal, Templo Senpoyi, LLokojama, Japón

La doctrina de las cuatro promesas universales representa los objetivos de los varios bodisatvas que determinan llevar a cabo la práctica budista.

La primera de estas promesas es salvar a incontables seres vivientes. Es la promesa por parte de los bodisatvas de salvar a toda la gente sin favoritismo ni discriminación. Es significativo que esta promesa, de salvar a incontables seres vivos, es la primera y la más importante entre las cuatro promesas universales. Nichiren Daishonin explicó:

Despúes de todo, la más esencial de las cuatro promesas universales es la promesa de salvar a incontables seres vivientes.

Así que nuestra determinación de hacer shakubuku para salvar a toda la gente es valiosa, y los beneficios de hacerlo son inconmensurablemente grandes.

Nuestra Lucha Contra las Funciones Demoniacas

A través de todo el Gosho del Daishonin hay mención ubicua de los beneficios de refutar las enseñanzas y prácticas heréticas y de propagar la verdadera enseñanza y práctica. El Daishonin nos enseña mediante estos pasajes que estos beneficios son extremadamente profundos e ilimitados.

De hecho, lograr la iluminación durante la vida de uno (issho yobutsu) y kosen-rufu son imposibles sin hacer shakubuku.

Como cosa natural, hay épocas en nuestros esfuerzos por hacer shakubuku cuando nos encontramos con personas que son reacias a estar de acuerdo con nosotros o entender lo que les decimos, aun después de pasar mucho tiempo con ellos.

Hay muchas razones posibles por su comportamiento. Lo importante es que hayamos establecido una determinación sólida y estemos haciendo shakubuku activamente, sin importar que estas personas decidan abrazar el Budismo Verdadero o no.

Los que hacemos shakubuku debemos sentir gran orgullo y tener mentes abiertas como agentes del Buda. Debemos explicar calmadamente el budismo a otros, para permitir que practiquen el Budismo Verdadero.

Hay personas que son despreciables; otras que parecen estar más allá de cualquier forma de salvación; y todavía otras que se vuelven violentas. De hecho, hay muchas personas en el mundo a quienes podríamos considerar que es imposible salvarlas.

Sin embargo, no debemos tratarlas como si fueran un estorbo, tratarlas de manera brusca, o esquivarlas. Debemos poder sentir que son las mismas personas a quienes queremos salvar. Entonces haremos que nuestra propia fe y práctica valgan la pena. De hecho, cuando podemos sentir así, estaremos manifestando los efectos kármicos de amasar grandes beneficios.

Cuando buscamos la razón por el caos que existe en este mundo, encontramos que es debido a que los corazones de la gente están confundidos y engañados.

Hay guerras causadas por disputas sobre recursos y territorios. Hay conflictos étnicos y otras luchas violentas. Las razones por esos conflictos son muchas, tales como condiciones políticas y ventajas y desventajas para las varias partes. Sin embargo, esas razones en última instancia son superficiales. La causa fundamental radica precisamente dentro de los corazones de la gente. Cuando nos profundizamos en esta causa, encontramos que los corazones y las mentes de la gente están confundidos y engañados porque creen en enseñanzas heréticas.

Nuestro Sumo Sacerdote nos presentó la siguiente orientación acerca de las consecuencias de actuar en contra de la Ley Mística:

La causa por esto ya ha sido explicado por el Daishonin en el Rissho ankoku-ron (Sobre Asegurar la Paz de la Tierra a través de la Propagación del Budismo Verdadero). Todo proviene de interpretaciones, ideologías y enseñanzas erróneas. En otras palabras, los venenos nocivos de las ofensas contra la Ley Mística son la causa fundamental.

Cuando las vidas de las personas son arruinadas por los efectos venenosos de actuar en contra de la Ley Mística, los tres venenos de la avaricia, la ira y la necedad se intensifican y la gente pierde de la vista lo valiosa que es la vida; no puede distinguir entre la verdad y la herejía. Entonces ignoran la razón y la lógica y finalmente experimentan consecuencias trágicas. De hecho, nada es más peligroso que enseñanzas erróneas. Traen sufrimiento a muchas personas. Causan la destrucción no solamente para el individuo sino para toda la gente. Actuar en contra de la Ley Mística es peligroso porque incluso puede destruir la tierra entera.

En el Gosho, “Carta a la Monja Laica del Amo Ben”, el Daishonin escribió:

Dentro del mar de sufrimiento del nacimiento y la muerte, el Demonio del Sexto Cielo emplea sus diez ejércitos para hacer la guerra contra el devoto del Sutra del Loto para apoderarse de la tierra impura o fortalecer su poder sobre ella.

Así que el Daishonin explica que el Demonio del Sexto Cielo controla sus diez ejércitos y está tratando de controlar la tierra. Los devotos del Sutra del Loto y sus asociados kármicos vencerán a los ejércitos de los demonios y protegerán completamente el mundo saja. Actualmente, estamos en medio de esta lucha para derrotar a los demonios.

El Demonio del Sexto Cielo emplea sus diez tipos de ejércitos y trata de socavar los corazones de toda la gente en este mundo con los que han tenido sus vidas arruinadas por él. Está haciendo la guerra contra los devotos del Sutra del loto para controlar la tierra impura.

Aquí, los varios deseos mundanos que controlan los corazones de los seres humanos se comparan con los diez tipos de ejércitos empleados por el Rey Demonio. Este pasaje explica cómo el Demonio y sus diez ejércitos tienen la intención de traer la destrucción a los corazones de toda la gente del mundo.

Todas las personas en el mundo, y hasta las deidades celestiales, no pueden derrotar estos enemigos internos que comprenden los ejércitos del Demonio. Solamente el poder del Gojonzon y el poder del Daimoku pueden derrotarlos. La espada poderosa de la fe absoluta – nuestra fe en el poder del Gojonzon – es la única manera de vencer los diez ejércitos desplegados por el Demonio y destruir los tres senderos de los deseos mundanos, el karma, y el sufrimiento.

En el pasaje del Gosho citado arriba, “La tierra impura” se refiere al mundo saja donde residen los mortales comunes y los individuos sabios. La frase “Tomar control o preservar su control” representa el conflicto para determinar si este mundo saja debe llegar a ser la propiedad del Rey Demonio o si debe estar bajo el control del Sutra del Loto. Así que shakubuku es la lucha para impedir que los demonios se apoderen del mundo saja. El Rey Demonio del Sexto Cielo toma el control y corrompe los corazones y las mentes de la gente y trae el caos al mundo. Los seguidores de los Bodisatvas de la Tierra deben despejar la confusión y el engaño de los corazones y las mentes de la gente y traer la paz al mundo. Hoy, estamos en medio de esta lucha.

Ahora, mi pregunta para ustedes es: ¿a cuál lado están?

« Anterior