Nichiren Shoshu

Templo Myoshinji

« Anterior Siguiente »

Estar Libre de Dudas es la Verdadera Fe

Orientación del Sexagésimo Ocatavo Sumo Sacerdote Nichinio Shonin
7 de noviembre de 2010
Gran Salón de Recepciones, Templo Principal Taisekiyi

El capítulo Devadatta del Sutra del Loto reza en parte:

En las edades futuras, si hay buenos hombres o buenas mujeres que al escuchar el capítulo Devadatta del Sutra del Loto de la Ley Maravillosa crean en él y lo reverencien con corazones puros y no tengan dudas ni inquietudes, nunca caerán en el infierno o el reino de los espíritus hambrientos o de las bestias, sino que renacerán en presencia de los Budas de las diez direcciones.

El capítulo Devadatta del Sutra del Loto se puede dividir en dos partes. La primera mitad enseña sobre el logro de la budeidad por parte de Devadatta, lo que significa el logro de la budeidad por parte de las personas malvadas. La segunda mitad trata del logro de la budeidad de parte de la hija de ocho años de edad del Rey de los Dragones, indicando así el potencial de las mujeres para lograr la iluminación.

El Tratado sobre el Gran Sutra acerca de la Perfección de la Sabiduría declara que Devadatta fue un hermano mayor de Ananda y primo de Shakiamuni. Aunque entró al sacerdocio y se convirtió en discípulo de Shakiamuni, era hostil a Shakiamuni desde que era joven. Sentía deseo por la fama y la riqueza. Debido a su naturaleza arrogante, abandonó su práctica budista y cometió los cinco pecados capitales. Como consecuencia, cayó en el infierno.

Los cinco pecados capitales en el budismo son: matar a su padre, matar a su madre, matar a un ahrat, herir a un Buda haciéndole sangrar, y destruir la armonía entre los practicantes.

En una vida previa, cuando Shakiamuni era un rey, abdicó del trono para buscar el Budismo Majallana. Conoció a Ashi, un ermitaño que practicaba la Ley Mística. Durante mil años, Shakiamuni sirvió al ermitaño, dedicándose a la práctica budista, y finalmente pudo lograr la budeidad. Este ermitaño fue una encarnación previa de Devadatta. Por medio de esto, el Buda afirmó que Devadatta lograría la iluminación y se convertiría en el Tathagata Rey Celestial en el futuro.

Esto fue solamente debido al poder de la Ley Mística (Miojo). En las enseñanzas previas al Sutra del Loto, el principio de la posesión mutua de los diez mundos y de ichinen sanzen (tres mil reinos en un solo momento de la vida) aún no había sido revelado. Así que se decía que una persona malvada sólo podía lograr la budeidad si erradicaba sus pecados, acumulaba buenos actos, y renacía como una buena persona, o si eliminaba todos sus deseos mundanos. En el Sutra del Loto, sin embargo, se enseñaron los principios de los diez mundos y de ichinen sanzen, así revelando que la naturaleza suprema del Buda es inherente en las vidas de toda la gente de cada uno de los nueve mundos. Esto permitió que los que estén en el mundo del infierno alcancen el estado de la budeidad, mostrando de esa manera el potencial de cualquier persona para lograr la iluminación.

El Gosho “La Doctrina de Ichinen Sanzen” reza:

Esta enseñanza no discrimina contra personas malvadas, mujeres, o personas de los dos vehículos, ni contra los icchantika. Es así que el segundo capítulo del Sutra del Loto, Medios Provisionales, declara que todas las personas logran la budeidad siguiendo el camino del Buda. También expone sobre la sabiduría profunda del Buda, que otorga beneficios a todos los seres vivientes por igual. Cuando, al escucharlo, uno cree que lo bueno y lo malo son idénticos, no separados, y que también lo correcto y lo incorrecto no son dos, entonces uno puede lograr la iluminación en su estado actual. Esto es lograr la budeidad en su forma actual. Se puede alcanzar este estado y ascender a la etapa de la iluminación en esta misma existencia. Incluso los que no comprenden este principio obtendrán la sabiduría ilimitada del Buda si entonan el Daimoku. Shakiamuni y los otros Budas se regocijarán. El sutra declara:”Estoy dichoso, y los otros Budas también”.

El Sutra del Loto expone la doctrina suprema, que revela que todas las personas, incluyendo a Devadatta, quien representa a las personas malvadas, y a las mujeres, tienen el potencial de lograr la budeidad en su forma actual, si albergan la fe en la Ley Mística (Miojo). En el Último Día de la Ley, el Sutra del Loto se refiere a Miojo-Rengue-Kio del budismo de la siembra de la verdadera causa. Los beneficios de esta enseñanza suprema de Miojo-Rengue-Kio permitieron que incluso Devadatta, quien actuó en contra de la verdadera Ley, tuviera la seguridad de alcanzar la iluminación en sus existencias futuras. De igual manera, abrieron el sendero para que todos los seres vivientes lograran la budeidad.

Sin embargo, como nos enseña este pasaje del Sutra del Loto, es de suma importancia reverenciar al Buda con un corazón puro y creer en él sin ninguna duda en absoluto.

Hay una expresión que dice, “Estar libre de dudas es la verdadera fe”. Cuando aplicamos esto a nuestra fe y práctica, podemos ver que abrazar la fe en el Dai-Gojonzon y no tener dudas es el punto más importante para el logro de la budeidad.

Las “Enseñanzas Transmitidas Oralmente” enseñan:

Ichinen sanzen se basa únicamente en el carácter “fe” El logro de la budeidad de todos los Budas de las tres existencias surge únicamente del carácter “fe”. Una espada que corta la oscuridad fundamental es únicamente el carácter “fe”. Creer y entender sin dudas es la espada que corta las dudas y las ilusiones.

Fe absoluta en el Dai-Gojonzon, fe basada en estar libre de dudas, es el factor principal que determina el logro de la budeidad. En el Último Día de la Ley, los mortales comunes sin la semilla de la budeidad podrán lograr la iluminación solamente después de abrazar esa clase de fe.

El Daishonin enseña en “Respuesta a Shiyo Kingo”:

La mente de uno es lo más importante. No importa qué tan sinceramente Nichiren ofrezca oraciones, si usted tiene dudas, es como tratar de encender fuego con leña mojada. Haga acopio del poder de su fe y dedíquese a su práctica.

Sin importar qué tan ilimitados sean los beneficios del Dai-Gojonzon, si el practicante tiene dudas acerca del Gojonzon y ofrece Daimoku con incertidumbre, no podrá recibir beneficios profundos. En otras palabras, sin importar qué tan grandes sean el poder del Buda y el poder de la Ley del Gojonzon, si nos faltan los poderes de la fe y de la práctica, nuestras oraciones no serán contestadas.

El capítulo Parábola (Jillu, tercero) del Sutra del Loto enseña que incluso Shariputra, quien era conocido como el más destacado en sabiduría, logró la budeidad no por su inteligencia y conocimiento, sino debido a su fe pura. El sutra expone que la fe es la única clave para el logro de la budeidad.

Nuestro logro de la budeidad se determina por fe absoluta en el Dai-Gojonzon. Así que es esencial que continuemos practicando con fe fuerte. Esta “fe”, sin embargo, no debe limitarse solamente a su propia fe. Tiene que ser fe tanto para uno como para otros.

Incluso Devadatta, quien cometió los cinco pecados capitales, pudo lograr la iluminación debido al gran beneficio de la Ley Mística (Miojo). Es esencial que nosotros, los discípulos de Nichiren Daishonin, compartamos los grandes beneficios con otros, que sufren de los tres venenos de la avaricia, la ira y la necedad. Tenemos que conducir a más gente al sendero correcto de la fe. Ésta es la fe para uno mismo y para otros, lo que cumple la voluntad del fundador Nichiren Daishonin.

Incluso en la vida diaria, no es posible que lleguemos a ser felices solos sin otras personas. El Rissho ankoku-ron reza:

Si usted desea verdaderamente su propia paz y seguridad, ¿no debiera orar primero que todo por la paz de toda la nación?

“Toda la nación” se refiere a todas las cuatro direcciones de norte, sur, este y oeste, y significa el mundo entero. “Paz y seguridad” se refiere a una sociedad segura y pacífica. Si deseamos nuestra propia vida pacífica y segura, debemos desear que el mundo llegue a ser puro y pacífico. En el sentido más restringido, “el mundo” significa la casa de uno o su entorno. En un sentido amplio, se refiere a una sociedad, el país entero, o todo el mundo. Formamos una relación estrecha con nuestro entorno. Por ejemplo, si ocurre una guerra, la felicidad del individuo será destruida. A menos que la paz y la seguridad del mundo se establezcan, la felicidad de cada individuo no se puede lograr. El Daishonin enseña:

Primero que todo, uno debe poner fin a las ofensas contra la Ley Mística que prevalecen a través del país.

Como este pasaje nos enseña, es crucial eliminar todas las ofensas debido a las causas malvadas en todo el país. Esto es porque el infortunio, el sufrimiento y la confusión todos se deben al veneno de las ofensas contra la Ley verdadera. Esta advertencia fue expresada por el Daishonin en su Rissho ankoku-ron.

“Poner fin a las ofensas contra la Ley” significa hacer shakubuku. La verdadera felicidad yace en estar consciente de que su propia felicidad está vinculada estrechamente con la felicidad del mundo entero. La verdadera felicidad se basa en luchar para practicar para el logro de la budeidad tanto por parte de uno mismo como por parte de otros. Cada individuo debe darse cuenta de la importancia de shakubuku y los profundos beneficios de hacer shakukubu, y dedicarse a la propagación de la Ley Mística (Miojo).

Observando la condición del mundo en años recientes, se puede ver qué tan caótica ha llegado a estar la situación. Las mentes de la gente están extremadamente confundidas debido al veneno de las ofensas contra la Ley. Verdaderamente, creo que tenemos que hacer shakubuku con corazón y alma, para que tantas personas como sea posible descarten las enseñanzas heréticas, que son la causa de la infelicidad, y acepten la fe en el Dai-Gojonzon del Alto Santuario de la Enseñanza Esencial. La realización de la felicidad de todos y la paz mundial son nuestros deseos profundos.

« Anterior Siguiente »