Nichiren Shoshu

Templo Myoshinji

« Anterior Siguiente »

El Cumpleaños de Nichiren Daishonin – Otanyo-e

Nichiren Daishonin nació el 16 de febrero de 1222, al principio del Último Día de la Ley, cumpliendo la profecía de Shakiamuni que el Buda Verdadero aparecería y enseñaría la Gran Ley Pura para salvar a la gente en el futuro eterno. La fecha del nacimiento del Daishonin tiene una conexión mística con el budismo de Shakiamuni porque Shakiamuni murió el 15 de febrero. Esto indica que el budismo del Daishonin comenzó en el punto en el que el poder del budismo de Shakiamuni terminó.

Los Tres Períodos del Budismo

En el budismo, el tiempo después de la muerte del Buda Shakiamuni se divide en tres períodos que se relacionan con la efectividad de su enseñanza. Los primeros mil años después de su muerte se llaman el Primer Día de la ley. Durante este período, el budismo de Shakiamuni prevalecía y la gente podía lograr la iluminación mediante su práctica. El segundo período de mil años se llama el Día Medio de la Ley. La efectividad del budismo de Shakiamuni comenzó a decaer, y aunque el budismo se encontraba establecido firmemente en la sociedad, cayó gradualmente en la formalidad. El tercer período, llamado el Último Día de la Ley, se extiende por 10.000 años y hacia el futuro. Durante la época del Último Día de la Ley, las enseñanzas de Shakiamuni pierden el poder de conducir a la gente a la iluminación, y las vidas de la gente quedan envilecidas por los tres venenos de la avaricia, la ira, y la necedad, así haciendo que el mundo esté lleno de conflictos y corrupción.

Las Predicciones del Buda del Último Día de la Ley

El fin de la era Jeian y el comienzo de la era Kamakura (siglos 12 y 13) fueron una época oscura para todo el mundo. En Japón, el país entero, se manifestó el sufrimiento humano profetizado para el Último Día de la Ley. Riñas surgieron entre los adherentes de las enseñanzas de Shakiamuni, y la Ley Pura se oscureció. Incontables batallas y guerras civiles ocurrieron para satisfacer la avaricia humana. La moralidad se perdió en medio de grandes convulsiones en la sociedad. Trastornos del clima, fallas de las cosechas y calamidades naturales mostraron que incluso la naturaleza fue influenciada por la misma corrupción que infectaba la vida humana. Debido a las conquistas mongoles, se derramó una cantidad inconmensurable de sangre a través de toda Asia. Simultáneamente, en el Occidente, las cruzadas religiosas trajeron inmenso sufrimiento a un sinnúmero de personas.

Casi todas las clases de miseria afligían a la gente del mundo durante este período de la historia, así comprobando la veracidad de las predicciones de Shakiamuni acerca del Último Día de la Ley. El advenimiento del Buda Verdadero fue predicho por el Buda Shakiamuni en el vigésimo primer capítulo del Sutra del Loto, que declara:

Así como la luz del sol y de la luna ilumina toda la oscuridad, esta persona practicará entre la gente y despejará la oscuridad de toda la humanidad.

Augurios Rodean el Nacimiento de Nichiren Daishonin

El Daishonin nació hijo de un pescador llamado Mikuni no Tallu y su esposa, Umeguiku-nio, en el pequeño pueblo pescador de Kominato en Toyo en la Provincia de Awa, que actualmente es la Prefectura de Chiba en Japón. Su nombre durante su niñez era Zennichimaro. El Daishonin se refirió a su nacimiento en varios de sus Goshos, diciendo, “Soy el hijo de un pescador”, (Shinpen, p. 1279) y “Yo, Nichiren, soy el hijo de una familia “intocable”. (Shinpen, p. 482; M.W., Vol. 5, p. 124)

A pesar de esas circunstancias tan humildes que rodearon el nacimiento de Nichiren Daishonin, había muchos augurios auspiciosos que quedan registrados en el Gosho, “Documento de Transferencia sobre el Nacimiento de Nichiren Daishonin”. Uno de ellos se trata de un sueño que tuvo la madre del Daishonin antes de su nacimiento, en el cual soñó con estar sentada en el Monte Jiei, donde se localizaba el templo principal de la secta Tendai. Estaba lavándose las manos con el agua del Lago Biwa. A medida que se levantaba el sol en el este desde detrás del Monte Fuyi, sostenía el sol (en japonés: Nichi) en sus brazos. Sorprendida por ese sueño, se despertó y se lo contó a su esposo.

Él, también, tuvo un sueño insólito en el cual el Bodisatva Kokuzo, quien representa la sabiduría del universo, apareció ante él. En su hombro, el bodisatva llevaba un guapo niño. Le dijo al padre del Daishonin que ese niño era el Bodisatva Yoguio, quien estaba destinado a ser un gran líder para salvar a toda la gente. Kokuzo dijo, “Le regalaré este hermoso niño”, y desapareció.

Poco después, Umeguiku-nio se dio cuenta de que estaba embarazada. Umeguiku-nio tuvo otro sueño la noche antes del nacimiento del Daishonin en el cual una flor del loto azul floreció brotando agua pura. Había un bebé dentro de la flor del loto, bañándose por primera vez en el agua, que brillaba con un color dorado y se derramaba al suelo. El césped deslumbraba a medida que los árboles florecían y daban fruto. Estos sueños simbólicos presagiaron el advenimiento del Buda Verdadero del Último Día de la Ley.

Celebraciones del Advenimiento de Nichiren Daishonin

La Ceremonia de Otanyo-e (o simplemente Tanyo-e) celebra el advenimiento de Nichiren Daishonin, el Buda Verdadero del último Día de la Ley. La ceremonia en el Templo Principal Taisekiyi se lleva a cabo el día 16 de febrero tanto en el Templo Mieido como en la Pagoda de Cinco Pisos. La ceremonia en la Pagoda de Cinco Pisos se deriva del capítulo Joto (undécimo) del Sutra del Loto, en el cual Shakiamuni reveló su enseñanza más profunda. En ella, una inmensa Torre del Tesoro emerge repentinamente del suelo y queda suspendida en el aire. El Buda Tajo, sentado dentro de la Torre del Tesoro, anuncia fuertemente:

Excelente, excelente. Usted, Shakiamuni, le ha expuesto el Sutra del Loto, la enseñanza de la igualdad y de gran sabiduría, a esta gran multitud. Es así; lo que usted, Shakiamuni, ha expuesto es cierto.

Las palabras del Buda Tajo afirmaron la verdad de Miojo-Rengue-Kio, la Ley eterna de tiempo sin principio ni fin. Nichiren Daishonin afirma:

En el Último Día de la Ley, no hay Torre del Tesoro fuera de las figuras de los hombres y las mujeres que abrazan el Sutra del Loto. Esto implica que los que entonan Nam-Miojo-Rengue-Kio, sin importar su estatus social, son en sí la Torre del Tesoro; es decir, la Torre del Tesoro es Nam-Miojo-Rengue-Kio. […] Ahora, el cuerpo entero de Abutsu Shonin se compone de los cinco elementos universales de la tierra, el agua, el fuego, el viento, y ku. Estos cinco elementos también son los cinco caracteres del Daimoku. Por lo tanto, Abutsu-bo es la misma Torre del Tesoro, y la Torre del Tesoro es el mismo Abutsu-bo. (Shinpen, p. 792; M.W., Vol. 1, p. 30)

La Pagoda de Cinco Pisos indica los cinco caracteres de Miojo-Rengue-Kio y los cinco elementos, que son la sustancia de la vida y del universo mismo. El Gojonzon está entronizado en el centro de la pagoda, indicando que la médula de la vida de uno y la Ley universal son lo mismo que la vida de Nichiren Daishonin, o la verdadera entidad de la Ley, Nam-Miojo-Rengue-Kio.

Por esta razón, Nichiren Shoshu considera el cumpleaños del Daishonin como la celebración de la fecha de la aparición del Gojonzon, o la Torre del Tesoro, en este mundo, y es por eso que la ceremonia se celebra en la Pagoda de Cinco Pisos. La puerta principal de esta pagoda se dirige al oeste, en contraste con todas las otras pagodas japonesas de cinco pisos, que se dirigen hacia el sur, lo que indica que el budismo del Daishonin se propagará hacia el occidente, como el sol, que se traslada del este al oeste e ilumina el mundo entero.

Nichiren Daishonin – Soberano, Maestro y Padre

El Gosho manifiesta:

Yo Nichiren, soy soberano, padre y madre, y maestro para toda la gente del Japón”. (Shinpen, p. 577; M.W., Vol. 2, p. 212)

El Daishonin es el maestro quien abraza la Ley Mística del tiempo sin principio ni fin. Posee las tres virtudes de soberano, maestro y padre para toda la humanidad. La virtud de un soberano es usar su poder para proteger a todos los seres vivos y ayudarlos a prosperar.

La virtud de un maestro es instruir a la gente y ayudarla a ganar la sabiduría. La virtud de un padre es, aún a costo de su propia vida, nutrir con compasión y proteger a un niño querido. Nichiren Daishonin asumió su tarea a costo de un gran sacrificio personal. Sufrió dificultades severas, y sin embargo luchó con determinación para conducir a la gente a las enseñanzas verdaderas. En un pasaje del Gosho, “La Verdadera Entidad de la Vida”, Nichiren Daishonin escribió:

Puede que los pájaros y los insectos lloren, pero no derraman lágrimas. Yo, Nichiren, no lloro, pero mis lágrimas nunca dejan de fluir”. Shinpen, p. 667; M.W., Vol. 1, p. 94)

El Daishonin escribió “La Verdadera Entidad de la Vida” cuando estaba experimentando dificultades severas durante su exilio en la isla de Sado. Podemos sentir verdaderamente su compasión ilimitada en este Gosho. El Daishonin observó que todas las personas estaban sufriendo los efectos de su mal karma, y no podía dejar de derramar lágrimas por ellas. Día y noche oraba que tuvieran vidas felices y productivas.

Recitamos las siguientes palabras del capítulo Yurio del Sutra del Loto cada mañana y cada noche durante Gonguio: “mai yi sa ze nen, i ga rio shuyo, toku niu muyo do, soku yoyu busshin”. Este pasaje significa que el Buda siempre está intentando abrir el camino perfecto para que la gente logre la iluminación sin demora. Al interpretar esto desde el punto de vista de la esencia (no la lectura superficial) del Sutra del Loto, significa que desde el pasado infinito hasta el futuro eterno, es el deseo incesante del Daishonin conducir a todas las personas – las que abrazan el Budismo Verdadero tanto como las que no lo hacen – al sendero correcto y permitir que logren la iluminación, la condición de vida de la felicidad absoluta. Nosotros, quienes ya practicamos este Budismo Verdadero, somos verdaderamente afortunados.

En resumen, la Ceremonia de Otanyo-e conmemora el nacimiento del Buda Verdadero Nichiren Daishonin y la aparición de la Gran Torre del Tesoro de la Ley Mística en este mundo. Para ofrecer nuestro respeto y agradecimiento más profundos por ello, nosotros, los miembros de Nichiren Shoshu, como un grupo unido de sacerdotes y creyentes, debemos prometer sinceramente profundizar nuestra fe y propagar la Ley Mística.

« Anterior Siguiente »