Nichiren Shoshu

Templo Myoshinji

« Anterior Siguiente »

Ceremonia en Memoria de Nikko Shonin – Koshi-e

La Ceremonia de Koshi-e se celebra en el Templo Principal Taisekiyi el 7 de febrero, el aniversario de la muerte de Nikko Shonin. Los templos locales de Nichiren Shoshu hacen esta ceremonia también, pero usualmente en una fecha conveniente cercana al día siete.

Nikko Shonin fue el único entre los discípulos principales de Nichiren Daishonin que fue capaz de recibir directamente la Herencia de la Ley como el Segundo Sumo Sacerdote. Su dedicación total al Daishonin y su espíritu de conservar sus verdaderas enseñanzas para las generaciones futuras se han convertido en la base eterna de Nichiren Shoshu.

Entre los Tres Tesoros, respetamos a Nikko Shonin como el primero entre el Tesoro del Sacerdocio porque sus esfuerzos hicieron posible que nos encontráramos con la Verdadera Ley en la época actual. La participación en esta ceremonia muestra nuestro aprecio a Nikko Shinin y nuestra determinación de seguir su espíritu de conservar precisamente las enseñanzas de Nichiren Daishonin para la posteridad.

Cada año, los sacerdotes del Templo Principal van al Río Shoyin para reunir perejil japonés, lo que, junto con la placa conmemorativa, ofrecen al Gojonzon. Nikko Shonin tuvo un estilo de vida muy austera, y le gustaba comer perejil japonés, así que esta ofrenda recuerda su vida. Esta tradición de Nichiren Shoshu ha sido honrada por más de 600 años.

Nikko Shonin nació el 8 de marzo de 1246, en Kayikazawa, en el Distrito de Komo en la Provincia de Kai, que hoy día es la Prefectura de Llamanashi en Japón. Debido a que su padre murió cuando era niño y su madre volvió a casarse, lo crió su abuelo materno. A la edad de los siete años, entró a Shiyuku-in, un templo de la secta Tendai en la Provincia de Suruga, para recibir su educación. Además de la doctrina Tendai, estudió muchos temas, y demostró una destacada aptitud para la literatura china y japonesa, la poesía y la caligrafía.

En 1258, Nichiren Daishonin visitó al Templo Yisso-yi, que estaba afiliado estrechamente con Shiyuku-in, para llevar a cabo investigaciones en su depósito de sutras. Nikko Shonin, quien para entonces tenía trece años de edad, tuvo la oportunidad de servirle al Daishonin. Nikko Shonin fue conmovido profundamente por el carácter noble del Daishonin, y debido a su relación kármica del pasado, se convirtió en discípulo del Daishonin, recibiendo el nombre Joki-bo Nikko.

Menos de tres años después, Nichiren Daishonin reconvino al gobierno de Kamakura mediante su tratado “Sobre Asegurar la Paz de la Tierra a través de la Propagación del Budismo Verdadero” (Rissho Ankoku Ron). El gobierno y los otros sacerdotes budistas se pusieron tan enojados que exiliaron al Daishonin a la Península de Izu. Cuando Nikko Shonin se enteró del exilio, viajó a Izu a pie para unirse con su maestro. Desde ese momento en adelante, fue el discípulo cercano de Nichiren Daishonin. Pudo convertir a muchos sacerdotes y laicos de otras sectas budistas. Después, una vez más siguió al Daishonin al exilio, esta vez a la Isla de Sado, donde compartió numerosas dificultades con él.

Mediante su servicio dedicado, no escatimando sus esfuerzos para apoyar al Daishonin y la lucha por la propagación, Nikko Shonin desarrolló una comprensión inigualada de la profundidad y la verdad del Budismo de Nichiren Daishonin.

Sus vigorosos esfuerzos por la propagación se centraron en las áreas de Kai, Suruga, Izu y Totomi, en donde fomentó a incontables creyentes fuertes. A medida que el número de convertidos aumentaba, también lo hizo la presión contra los seguidores del Daishonin, culminando en el incidente más trágico de martirio de la historia de Nichiren Shoshu, la Persecución de Atsujara. Pero debido al liderazgo para Kosen-rufu de Nikko Shonin, los creyentes de Atsujara habían desarrollado una fe inquebrantable de entonar Daimoku a pesar de la amenaza de la muerte.

Nichiren Daishonin reconocía los logros y la profunda comprensión del Budismo Verdadero por parte Nikko Shonin. Al darse cuenta de que se acercaba su propia muerte, el Daishonin designó a Nikko Shonin como su sucesor mediante dos documentos de transferencia. Uno fue escrito en el Monte Minobu en septiembre de 1282, transmitiendo la Herencia de la Ley a Nikko, y el otro, en el cual le confió el Templo Kuon-yi en el Monte Minobu al liderazgo de Nikko Shonin fue escrito en la residencia de los Ikegami el día de su muerte, el 13 de octubre de 1282.

Después de la muerte del Daishonin, los otros cinco sacerdotes principales no cumplieron su deber de apoyar a Nikko Shonin como el sucesor legítimo de sus enseñanzas. Todos abandonaron Minobu para regresar a sus respectivas áreas. Como ninguno de los cinco sacerdotes compartía la profundidad de comprensión de la verdadera enseñanza que tenía Nikko Shonin, era inevitable que terminaran en comprometer el budismo del Daishonin mezclándolo con elementos de otras enseñanzas populares. Esto hizo más fácil que sobrevivieran en una época cuando prevalecían las formas incorrectas y provisionales del budismo. No entendían que su inhabilidad de permanecer fieles a la enseñanza de su maestro constituía un acto de traición contra el Daishonin mismo. Finalmente perdieron de la vista el punto primordial del Budsimo de Nichiren Daishonin, y algunos se declararon sacerdotes de la secta Tendai. Durante este período, Nikko Shonin permaneció en el Templo Kuon-yi en Minobu y sostenía la ortodoxia de la enseñanza del Daishonin.

Niko, uno de los cinco sacerdotes principales, volvió a Minobu alrededor de 1285, y Nikko Shonin lo nombró instructor jefe de los sacerdotes. Pero con el transcurrir del tiempo, Niko permitió que Jaguiri Sanenaga, el amo del área de Minobu, cometiera muchos actos notoriamente en contra de las enseñanzas del Daishonin. Nikko Shonin advirtió repetidamente a Niko y a Sanenaga acerca de su comportamiento ofensivo, pero de nada sirvió.

En 1289, sintiendo que ya no podía proteger las enseñanzas del Daishonin en Minobu, Nikko Shonin decidió, sintiendo mucha pena, abandonar Minobu, llevándose el Dai-Gojonzon, las cenizas del Daishonin y otros tesoros. Ésta fue una expresión de su convicción como la única persona que podía proteger y realizar el propósito del Budismo Verdadero.

En el lapso del año siguiente, Nikko Shonin se trasteó al área de Fuyi, debido al gran apoyo de Nanyo Tokimitsu, en donde estableció la base del Templo Principal de Nichiren Shoshu, Taisekiyi, como el centro para el Kosen-rufu. El establecimiento de Taisekiyi en el Monte Fuyi estaba de acuerdo con la voluntad de Nichiren Daishonin, y fue esencial para proveer un santuario en concordancia con las Tres Grandes Leyes Secretas del Budismo Verdadero.

Nikko Shinin dedicó el resto de su vida a fomentar a sus discípulos, recolectando los escritos del Daishonin para propósitos de la propagación y reconviniendo al soberano japonés por el bien de las generaciones futuras. Luego le encargó Taisekiyi a su sucesor, Nichimoku Shonin, mientras que él mismo permaneció en el cercano Omosu y fundó un seminario para la capacitación de los sacerdotes.

Nikko Shonin falleció pacíficamente a la edad de los ochenta y ocho años el 7 de febrero de 1333, en el Seminario de Omosu.

La Ceremonia de Koshi-e suministra una manera por medio de la cual nosotros, con la unidad armoniosa del sacerdocio y los laicos de Nichiren Shoshu, podemos mostrarle nuestro aprecio a Nikko Shonin por su espíritu tenaz de lograr el Kosen-rufu.

« Anterior Siguiente »