Nichiren Shoshu

Templo Myoshinji

« Anterior Siguiente »

Conmemorando la Persecución de Tatsunokuchi – Gonan-e

La Ceremonia de Gonan-e llega a tener mucha importancia cuando un creyente considera las razones por las cuales la celebramos. Específicamente, la Ceremonia de Gonan-e conmemora la Persecución de Tatsunokuchi. Estudiar este evento les ayuda a los creyentes a darse cuenta del significado del advenimiento de Nichiren Daishonin, las dificultades que padeció para comprobar la validez del Sutra del Loto, y las razones por las cuales Nichiren Shoshu puede llamarse el Budismo Verdadero.

La Persecución de Tatsunokuchi fue una de las cuatro persecuciones mayores que sufrió Nichiren Daishonin para comprobar la validez del verso de veinte renglones del capítulo Kanyi del Sutra del Loto. Básicamente, el “verso de veinte renglones del capítulo Kanyi” predice la dificultad de propagar el Sutra del Loto en el Último Día de la Ley. También predice la persecución que el devoto del Sutra del Loto padecerá.

Es la Persecución de Tatsunokuchi que inspiró a Nichiren Daishonin a descartar su identidad transitoria como el Bodisatva Yoguio y proclamar su verdadera identidad como el Buda Original de Kuon-ganyo. La Persecución de Tatsunokuchi se llama así porque tuvo lugar en las afueras de Kamakura en la Playa de Tatsunokuchi el 12 de septiembre de 1271.

Antes de ese evento, Japón había estado experimentando una sequía prolongada, y el gobierno le había pedido a Riokan, un sacerdote de la secta Shingon-Ritsu del Templo Gokuraku-yi, que orara por la lluvia. El Daishonin le retó a Riokan que si sus oraciones produjeran lluvia en el lapso de siete días, él seguiría a Riokan. También dijo que si Riokan no podía hacerlo, debería abrazar el Sutra del Loto y seguir al Daishonin. Arrogantemente, Riokan aceptó en público.

Sin embargo, sus oraciones no pudieron producir lluvia, y en cambio lo que ocurrió fue un ventarrón prolongado y dañino. Riokan se puso my apenado, y en vez de cumplir su acuerdo público, comenzó a propagar rumores acerca de Nichiren Daishonin con la esperanza de influenciar a personas del gobierno. Esto condujo a un comparendo emitido por Jei no Saemon, el jefe diputado de la Oficina de Asuntos Militares y Policiales, para indagar al Daishonin el 10 de septiembre de 1271.

Nichiren Daishonin usó el interrogatorio como una oportunidad para advertir al gobierno que si continuaba practicando enseñanzas incorrectas y siguiendo a sacerdotes heréticos, entonces sin duda ocurrirían contiendas internas e invasión extranjera.

A pesar de que Jei no Saemon estaba extremadamente enojado con el Daishonin, no pudo encontrar razón alguna para imputarle cargos, así que lo puso en libertad. Sin embargo, dos días después, los oficiales del gobierno decidieron acusar a Nichiren Daishonin de traición, y enviaron a Jei no Saemon junto con varios centenares de guerreros a Matsubagallatsu para arrestarlo.

Al encontrar al Daishonin, uno de los guerreros, Shofu-bo, arrebató un rollo del quinto volumen del Sutra del Loto del manto del Daishonin y le pegó al Daishonin en la cara. Después de ser capturado, el Daishonin fue llevado a ser sentenciado. El regente sentenció al Daishonin a exilio en la Isla de Sado.

Inmediatamente, él fue puesto bajo la custodia de Joyo Nobutoki, el aguacil de la Provincia de Sado. Mientras estaba siendo escoltado por Jei no Saemon y sus soldados del palacio de Nobutoki a un administrador del aguacil diputado de Sado, Jei no Saemon decidió por sí mismo decapitar al Daishonin antes de que el grupo alcanzara su destino.

Cuando el grupo pasó el Santuario de Jachiman en Tsurugaoka, el Daishonin amonestó al Gran Bodisatva Jadhiman por no proteger al Devoto del Sutra del Loto, como lo había prometido el bodisatva.

Antes, el Daishonin había enviado un mensajero a Shiyi Kingo, quien se encontraba cerca y quien se apuró para acudir al lado del Daishonin. Shiyo Kingo comenzó a llorar con desesperación profunda, pensando que el Daishonin iba a morir, pero el Daishonin lo regañó, diciendo que no hay fortuna más grande que dar su vida por el Sutra del Loto.

A punto de ser ejecutado, Nichiren Daishonin entonó el Daimoku con compostura perfecta. En ese mismo momento, cuando el Daishonin estaba a punto de ser ejecutado, un objeto luminoso apareció en el cielo hacia el sur. A medida que iluminaba el sitio de la ejecución, los soldados se paralizaron de miedo y se dispersaron y escondieron inmediatamente.

Nichiren Daishonin escapó de la ejecución, pero no escapó del plan original de desterrarlo. El 10 de octubre de 1271, fue enviado a la Isla de Sado.

Antes del advenimiento del Daishonin, no había habido nadie en absoluto en toda la India, la China, o el Japón que practicara como lo enseñaba el Sutra del Loto. Si el Daishonin no hubiera padecido persecuciones mayores y menores, entonces la predicción de Shakiamuni en el Sutra habría resultado falsa, y el Buda Shakiamuni habría ganado la mala fama de ser un hombre de grandes mentiras.

En “La Apertura de los Ojos”, el Daishonin escribe:

En tal momento, si los tres enemigos poderosos que fueron predichos en el Sutra del Loto no aparecieran, entonces ¿quién tendría fe en las palabras del Buda? Si no fuera por Nichiren, ¿quién podría cumplir las profecías del Buda acerca del devoto del Sutra del Loto? (Shinpen, p. 541; M.W., Vol. 2, p. 120)

Nichiren Daishonin escribió en “Carta a Misawa”:

En cuanto a mis enseñanzas, considere las de antes de mi exilio a Sado como equivalentes a las enseñanzas del Buda antes del Sutra del Loto.

El incidente de Tatsunokuchi se considera el momento en el que Nichiren Daishonin descartó su papel transitorio como la reencarnación del Bodisatva Yoguio y reveló su identidad verdadera como el Buda Original. En “La Apertura de los Ojos” el Daishonin además escribió:

El día doce del noveno mes del año pasado, entre las horas de la Rata y el Buey (11:00 p.m. a 3:00 a.m.), esta persona llamada Nichiren fue decapitada. Es su alma que ha llegado a esta isla de Sado, y en el segundo mes del año siguiente, atrapado en la nieve, está escribiendo esto a sus estrechos seguidores. La descripción de la edad malvada en el capítulo Kanyi parece aterradora, pero debido a que me he dedicado a la Ley Verdadera, yo, Nichiren, no tengo razón alguna por sentir miedo. Los que me observen quedarán impresionados. (Shinpen, p. 563; M.W., Vol. 2, p. 177)

El Daishonin enseña que enfrentar persecución o dificultades por la causa de la Ley es una manera de ofrecer disculpas budistas y erradicar el karma malvado. Por eso, debemos darnos cuenta de que sin enfrentar persecuciones y dificultades por la causa del Kosen-rufu, no podemos erradicar nuestro mal karma y superar nuestras dificultades.

El Daishonin además expresó su alegría al enfrentar persecuciones, y consideró a los que persiguieron al Devoto del Sutra del Loto como buenas influencias. En el Gosho “Sobre el Comportamiento del Buda”, expresa esos sentimientos de nuevo:

Devadatta, más que cualquier otra persona, comprobó la validez de la enseñanza de Shakiamuni. En esta época también, no son los amigos de uno sino sus enemigos que apoyan su progreso. […] Para mí, mis mejores aliados para el logro de la iluminación son Jei no Saemon y el Regente Joyo Tokimune, tanto como Toyo Kaguenobu y los sacerdotes Riokan, Doriu y Doamidabutsu. Me siento agradecido cuando pienso que sin ellos, no podría haber probado que soy el Devoto del Sutra del Loto. (Shinpen p. 1063; M.W., Vol. 1, pp. 186-87)

El Daishonin también declara en “Sobre Practicar las Enseñanzas del Buda”:

Lo que es más, una vez que uno llegue a ser un seguidor del Verdadero Devoto del Sutra del Loto cuya práctica concuerda con las enseñanzas del Buda, es inevitable que enfrente a los tres enemigos poderosos. Por eso, desde el mismo día en que abrace la fe en esta enseñanza, deberá estar completamente listo para enfrentar las tres clases de persecuciones que definitivamente serán más terribles ahora después del fallecimiento del Buda. (Shinpen, p. 670; M.W., Vol. 1, p. 99)

Es durante la Ceremonia de Gonan-e, conmemorando la persecución de Tatsunokuchi, que nos reflexionamos sobre la fuerte determinación del Daishonin de defender y propagar la Ley sin importar lo fuertes que sean los tres enemigos poderosos. Con el espíritu de “anhelando concentradamente buscar el Buda sin escatimar nuestras vidas” y con el espíritu de “la Ley que debe ser propagada es más importante que los cuerpos de los mismos devotos”, vamos a esforzarnos para entender el significado de esta ceremonia y pagar la deuda de agradecimiento que le debemos al Daishonin.

« Anterior Siguiente »