Nichiren Shoshu

Templo Myoshinji

Siguiente »

Gonguio de Año Nuevo – Gantan Gonguio

Desde tiempos antiguos, el 1 de enero ha tenido un motivo especial para ser festejado de diversas maneras y marca la renovación de la determinación de uno de abrir el camino hacia la felicidad. En el Gosho, “Respuesta a Akimoto”, Nichiren Daishonin afirma:

Al pensar en el significado de las cinco fiestas estacionales, éstas corresponden a las cinco letras de Miojo-Rengue-Kio. El Primer Día del Año celebra la letra “Mio”. (Shinpen, p. 334).

Miojo-Rengue-Kio es la Ley fundamental que activa la energía original de todos los seres vivos y toda la existencia. El Sutra del Significado Infinito declara que “Todos los fenómenos se derivan de la única Ley”. Nuestras vidas se basan en la verdad fundamental de Miojo-Rengue-Kio, si lo sabemos o no. Por eso, cuando llevamos a cabo correctamente la práctica de Nam-Miojo-Rengue-Kio, estamos haciendo la causa fundamental para que crezca la felicidad absoluta dentro de nuestras vidas.

La Ley de Nam-Miojo-Rengue-Kio fue revelada por Nichiren Daishonin, el Buda Verdadero del Último Día de la Ley, quien posee una comprensión completa de la enseñanza esencial del Sutra del Loto. El Daishonin fue la persona que realizó la Ley Verdadera dentro de su vida como el Buda Verdadero. Cada persona puede lograr la iluminación cuando se fusione con la vida del Buda Verdadero entonando Nam-Miojo-Rengue-Kio al Gojonzon. Nichiren Daishonin manifiesta:

El Primer Día del Año marca el primer día, el primer mes, el inicio del año y el comienzo de la primavera. Quien celebre este día ganará virtudes y será amado por todos, así como la luna llega a ser luna llena gradualmente, moviéndose de oeste a este, y el sol brilla más intensamente viajando de este a oeste. (Shinpen, p. 1551; M.W., Vol. 1, p. 271)

Nichiren Daishonin también declaró:

Aceptar es fácil; continuar es difícil. Pero la budeidad yace en continuar la fe. (Shinpen, p. 775; M.W., Vol. l, p. l27)

Mantener la fe correcta en el budismo del Daishonin con el espíritu fresco de la determinación del año nuevo es la única manera de acumular gran beneficio y lograr grandes resultados de sus esfuerzos. En el Gosho, “El Daimoku del Sutra del Loto”, Nichiren Daishonin declara:

“Mio” significa revitalizar, o sea, volver a vivir. (Shinpen, p. 360; M.W., Vol. 3, p. 23)

El carácter chino “Mio” de Miojo-Rengue-Kio tiene muchas interpretaciones profundas, las cuales también describen la frase entera de Miojo-Rengue-Kio. Miojo tiene la función de revitalizar las enseñanzas poco eficaces de los Budas provisionales. Cuando creemos en la práctica de entonar Nam-Miojo-Rengue-Kio y la llevamos a cabo, nuestras vidas, que han sido envenenadas por las enseñanzas provisionales y el karma negativo, se tornarán vidas de iluminación. En el budismo, la palabra “revitalizar” significa cambiar nuestra naturaleza malvada en una condición de vida más alta, y lograr la budeidad.

Hacer determinaciones y entonar Nam-Miojo-Rengue-Kio indican el significado del Día de Año Nuevo. Aunque uno se vista de ropa hermosa y esté lleno de determinación para el Año Nuevo, sin entonar Daimoku, las determinaciones serán efímeras y egoístas. Cuando terminen las celebraciones, uno simplemente regresará a un mundo de ilusiones y de los mismos problemas.

En el sentido estricto, una verdadera Ceremonia del Día de Año Nuevo se lleva a cabo únicamente por los sacerdotes y los creyentes de Nichiren Shoshu quienes están practicando sinceramente al Gojonzon de las Tres Grandes Leyes Secretas. Nosotros, quienes disfrutamos del beneficio de la misericordia del Buda Verdadero, debemos reconocer el Gonguio del Año Nuevo como una ceremonia lo más de profunda y auspiciosa que abarca el significado de la iluminación del Buda Verdadero de Kuon-ganyo (tiempo sin comienzo, o la eternidad).

Como creyentes de Nichiren Shoshu, debemos dar importancia primordial al Gonguio de Año Nuevo, antes de otras actividades. Al llevar a cabo un primer Gonguio del año vigoroso, llegamos a estar decididos a mantener la fe sincera y continua. También debemos esforzarnos para desarrollar una práctica llena de confianza a través del año por el bien de nosotros y de otros.

Cada año, el Sumo Sacerdote celebra un solemne Gonguio de Año Nuevo con los sacerdotes y los creyentes en el Templo Principal, Taisekiyi. Mediante esta ceremonia, pueden mostrar su aprecio sincero a los Tres Tesoros de Nichiren Shoshu y orar por la propagación mundial, la paz mundial, y la felicidad de toda la humanidad. Después del Gonguio, el Sumo Sacerdote da orientación cálida a todos los creyentes, y cada participante recibe una copa de saki de entre las ofrendas hechas al Dai-Gojonzon. Cada templo local también lleva a cabo el Gonguio de Año Nuevo según la tradición de Nichiren Shoshu de celebrar el Día de Año Nuevo.

Siguiente »